Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/maranata/public_html/wp-includes/post-template.php on line 293

Durante los días 16, 17 y 18 de abril, recibimos la visita del North Hills Christian School desde Carolina del Norte, Estados Unidos, quienes visitan Colombia para realizar su servicio social con varias fundaciones de nuestro país, entre las cuales está la Fundación Internacional Maranata con el programa “Hogar de Paz”, donde se incluyeron distintas actividades en las tres sedes actuales.

El martes 16 de abril visitaron en horas de la mañana el “Hogar de Paz” ubicado en Lijacá; en la tarde, nos acompañaron en el “Hogar de Paz” de Capilla. El miércoles 17, visitaron el “Hogar de Paz” en Prado Veraniego y por último, el día jueves 18 se realizó como actividad un picnic.

Durante su visita, los estudiantes del North Hills Christian School realizaron un acompañamiento personalizado a cada niño del “Hogar de Paz” para así dar desarrollo a las distintas actividades académicas, lúdicas y artísticas que se manifestaron por medio de bailes, coreografías, concursos, entre otras; y disfrutamos de varios momentos donde los estudiantes norteamericanos nos contaron sus historias: hablaron de cómo viven en Carolina del Norte, de su colegio, sobre su ciudad y el clima. Esto se hizo con el fin de fortalecer el vínculo con los niños y dando vía libre al aprendizaje vivencial del área social.

Además de todas las enseñanzas en las sedes de “Hogar de Paz”, se realizó una caminata ecológica con los alumnos del North Hills Christian School y algunos niños del “Hogar de Paz” de Lijacá a un pozo cercano, donde normalmente van las familias del sector debido a la falta del sistema de acueducto en ésta parte de Bogotá, evidenciando la calidad de vida que tienen los habitantes.
Se hizo una sensibilización al quedar expuesto el esfuerzo para poder conseguir el líquido vital para su uso cotidiano como lavar la ropa, donde, por ejemplo, suben con las prendas para lavarlas allí y regresan a sus viviendas con la ropa mojada y más pesada, teniendo que hacer varios viajes para alivianar un poco la carga.

Muchas sonrisas, enseñanzas y gratos recuerdos nos dejó la visita del NHCS en nuestros niños, que cada día ven una esperanza con las actividades de Hogar de Paz.